sábado, 2 de agosto de 2014

Guardo, aguardo.

Guardo para ti un poco de la piel niña que aún se sonroja y se sonrie,
guardo para ti todas las mariposas que conviven como abejas viven en la colmena de mi vientre,
que esperan esperanzadas que llegues con la primavera como el  sol y el aroma de las flores,
para el encuentro con el polen de tus besos y la miel de tus ojos,
Guardo para ti a quien nunca deje de ser para ser contigo,
guardo para ti el vello que se eriza y el corazón danzón,
y te aguardo mientras guardo tu regreso bailando  a solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario