sábado, 2 de agosto de 2014

Guardo, aguardo.

Guardo para ti un poco de la piel niña que aún se sonroja.
Guardo de ti todas las mariposas, que conviven
como abejas, en la colmena de mi vientre.
Esperan esperanzadas que azul  y  amarillo 
se derramen en la primavera verde.

Guardo por ti a quien nunca deje de ser para ser contigo.
Aguardo el vello se eriza y el abrazo que danza,
y te guardo un poquito del tiempo que me aguarda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario