domingo, 29 de diciembre de 2013

Ni cuenta llevo ya..

Desde que salía por la puerta del hospital, Maritina caminaba a saltitos y paraba de pronto cerca de algunio de aquellos árboles de  la caminata sombrerana.

-¡Qué raro este doctor?- pensaba para sí.

Aquella tos pertinaz no la abandonaba desde semanas atrás. Escuchaba más su respiración sibilante que su corazón. Y eso es extraño porque el corazón de Maritina es de una batucada ritmica y sonora imposible de no escuchar para ella.

-¿Desde hace cuánto tiempo albergas  tos?- pregunto el doctor y Maritina relato su encuentro con ella en aquella sombra húmeda que la persiguió durante una mañana.

Por la sonrisa del doctor y su forma de mover los bigotex, sospechó que no era grave pero si necesititaba alguna medicina.

-Mira pequeña, si sigues mis consejos no necesitaras un ingreso en la únidad de sintosina. Bastará, querida, que tomes todos los días una cucharada de vitamina C para el alma.

Como Maritina temía que la sustancia medicamentosa viniera por via punzante aquello la sorprendió más que gratamente y sin tardanza salió veloz a buscar buenas naranjas, mandarinas, limones. Entonces saltaron las dudas que se habian colado en sus bolsillos desde la mesa del doctor. Dudas menudas y verdes, con tres patas de pato con peludias minúsculas hebras.

_¿Cómo tomar zumos citricos para el alma si el alma no tiene boca? Bueno, no boca que pueda ingerir líquido por muy dulce y sanador que sea...

¡Puedo probar a tomar el sol del amanecer y al atardecer!! Es de color naranja y tal vez el alma no come pero si respira.

Y todos los días dos veces al idem se presenta delante del sol y absorbe la piel su vitamina.

 En esto que las hadas  Madri y Nastra llegan cargadas de hilos incoloros, indoloros e insaboros (y mágiamente sabrosuros) para teñirlos de brillo solar,( su próxima colección está a punto de vapasarella). Conversaron con ella sobre los puesto y lo desnudo, de las lentejuelas musicales, de lo modisto y lo sastrino.
Le aclararon, que el brillo que ellas atrapan en sus hilos, viene de las tramas de vitamina D que el sol derrama, ya que el sol es pura vitamina D(ivina), pero no C.

Menos ignorantizada, la pequeña se dirigió a pasos tosinos hacia la residencia de la abuela.

-Abuela Arraña, dime donde puedo conseguir la vitamina que el doctor me recomendó? No cede la tos y me temo que volver al hospital pueda representar una inyectura que no deseo de ninguna manera.

Y abuela Arraña que ya conocía la mayor parte de las recetinas, que el doctor llevaba usando durante siclos, intuyó qué recomendaba este.

-¡Maritina no persigas a C, no corra tu alma tras cella, sino atráela a ti y que sea C ella quien sepa que buscas, que le darás cobijo, y de esta manera Tosinax no tendrá espacio ni oxi-genio que malbaratar y se marchará.!
.
Y asi, Maritina le susurró a su Alma que desxeduciera a  C y en cuanto lo hizo, C se puso a perseguir a Alma y cuando Tosi se percató de aquel cuadro se marcho:
C alma, solo C alma para tos (to(do)s.

jueves, 25 de abril de 2013

Si pudiera descargar un amanecer cualquiera

¿Donde guarda el día el amanecer de ayer? pregunté mientras desvestiamos los sistemas solares de las mazorcas de maiz. Y ella sonriendo, inventaba para mí desde muy lejos, dulce dulce. Esa voz que las mujeres cultivan durante todas sus vidas en un alma que se derrama y anega la tierra joven y la mirada admirada. Ella que estaba hecha del material de las cajas negras y la textura sutil de los hilos de araña, hablaba y me hipnotizaba
¿Donde va a ser, niña mía? En la tierra y en el mar  al caer el día. Cada amanecer es fruto del día que le precedió y semilla del que esta por llegar.

martes, 23 de abril de 2013

sin hoy, sin ...

hoy no me da tregua ni el papel hoy no me atrevo a escribir con tinta escribo con lápiz duro sin marcar porque quiere querer hoy los días se me han convertido en gris en largo en improbable no me siento importante ni  protagonista eStoy en espera no me dejo ser y soy subo y bajo los mismos peldaños este limbo no me anestesia las horas las agudiza efecto rebote hoy abriría las alas saldría bailando a...

martes, 19 de febrero de 2013

el primer beso

No por simples antojos —según deducen los sabios sobre un sublime embeleso— es con los ojos y no con los labios que siempre se entrega el primer beso.

lunes, 28 de enero de 2013

27 de enero

Hoy nació, en 1756, Wolfgang Amadeus Mozart. Siglos después, hasta los bebés aman la música que nos dejó. Está comprobado, muchas veces y en muchos lugares, que el recién nacido llora menos y duerme mejor cuando escucha la música de Mozart. Es la mejor bienvenida al mundo, la manera mejor de decirle: ―Ésta es tu nueva casa. Y así suena. Los hijos de los días. Eduardo Galeano.